Hoegaarden, la original cerveza de trigo.

Cuando hablamos de cerveza de trigo blanca nos viene automáticamente a la cabeza el nombre de Hoegaarden, para muchos, la original cerveza de trigo belga.

¿Qué tiene esta cerveza para ser reconocida como el estandarte en cerveza blanca de trigo?

Estamos ante una cerveza witbier o biere blanche, de un color blanco y brumoso. El color blanco viene por la utilización de al menos un 50% de trigo sin maltear, y que sea brumosa, al hecho que es una cerveza sin filtrar.

Además del trigo como ingrediente principal, esta cerveza fue de las primeras en utilizar dos elementos que la diferenciaron y la hicieron destacar, como fue la cáscara de naranja seca de Curaçao (la original Lahara de Curaçao) y las semillas de cilantro molidas. A ello se añade la tradicional levadura belga y lúpulo East Kent Golding, que le aporta un ligero amargor.

Otra característica de esta cerveza de trigo es su carbonatación. Al tener una segunda refermentación en botella, al servirla nos vamos a encontrar con una cremosa espuma blanca y una gasificación media y chispeante, picante en el paladar.

Y ahora que ya conocemos mejor esta cerveza, vamos a saber algo más sobre su historia, muy interesante y con muchos vaivenes.

Cerveza de trigo blanca Hoegaarden conoce su historia - Post Birra365
Hoegaarden, una cerveza de trigo blanca muy refrescante.

Orígenes de la cerveza de trigo Hoegaarden

Empezaremos por su nombre, Hoegaarden, que quiere decir “quien hace un jardín” , realmente es el nombre del condado donde se ubica esta cervecera, en la región belga de Flandes, una de las regiones del Brabante flamenco.

Históricamente este pueblo ha tenido una fiscalidad especial lo que favoreció que se establecieran en el municipio una gran variedad de fábricas de cerveza y malterías (se sabe que en 1726 había unas 36 fábricas de cerveza y unas 110 malterías, para una población de poco más de 4.000 habitantes).

Pero la historia de la elaboración de cerveza de trigo en esta zona se remonta a 1445, cuando los monjes ya elaboraban cerveza. Pero como siempre decimos, las recetas de antaño no son realmente como las que ahora conocemos, aunque ya comenzaron a utilizar especias traídas por comerciantes holandeses.

La decadencia en la producción de cervezas de trigo comenzó ya en el siglo XIX, donde ya solo quedaban 13 fábricas en funcionamiento y se acentuó en la Primera Guerra Mundial por la destrucción y desmantelamiento de las fábricas por el ejército alemán. El remate llegó tras finalizar la Segunda Guerra Mundial ante el cambio en los gustos de los consumidores, que derivó hacia cervezas tipo lager, más ligeras.

La última fábrica de cerveza de trigo en el pueblo de Hoegaarden, Tomsin, cerró sus puertas en 1957, dando por finalizado este periodo tan brillante en la elaboración de cervezas blancas.

Pero por suerte, la historia cambió gracias a Pierre Celis, lechero en Hoegaarden que decidió en 1965 retomar la receta de elaboración de la tradicional cerveza witbier, ya que el mismo había trabajado en su juventud en la fábrica de Tomsin. Además, intentó recopilar la máxima información de viejos lugareños, tanto en la elaboración como en cómo eran aquellas cervezas de trigo blanco que ya no existian.

Comenzó a elaborar cerveza en una parte de su lechería, para posteriormente y gracias a la demanda del mercado, trasladarse a una antigua fábrica de refrescos a la que bautizó como De Kluis (el claustro) en homenaje a aquellos primeros monjes que comenzaron a elaborar cerveza de trigo varios siglos atrás.

El nombre de Hoegaarden fue un homenaje a su pueblo, aunque las primeras botellas fueron etiquetadas como Oud Hoegaards Bier.

Descubre más sobre la cerveza blanca de trigo Hoegaarden - Blog Birra365
Hoegaarden, perfecta para cualquier momento.

Pero parece ser que la suerte no acompañaba a este nombre pues en 1985 se originó un incendio que destruyó completamente la fábrica, hecho que motivó a Pierre a pedir ayuda a la industria cervecera belga para reconstruirla. En un principio Stella Artois prestó el dinero, pero con las posteriores fusiones y adquisiciones en la industria cervecera, la multinacional InBev presionó a Pierre y este vendió el resto de sus acciones quedando al margen de la empresa.

Con sus nuevos propietarios, InBev, en 2005 decide cerrar la fábrica original en el pueblo de Hoegaarden y trasladar la producción al sur, lo que provocó protestas y movimientos sociales en la población, intentando evitar la desaparición de esta fábrica, todo un símbolo y emblema para ellos y para la cerveza de trigo.

Por suerte, la empresa decidió cambiar sus planes, mantener la fábrica en Hoegaarden e invertir para seguir manteniendo a este pueblo como el nombre de la cerveza de trigo blanca original.

Seguro que después de leer toda su historia te ha apetecido abrirte una fresca y refrescante cerveza de trigo Hoegaarden, así que… Salud!!!

Comprar cerveza Hoegaarden